Divulgación

Prosumidores, sí, pero de qué

Prosumidor, ¿qué es eso?

El término prosumidor es un acrónimo formado por la fusión original de las palabras en inglés producer (productor) y consumer (consumidor).

Aunque se trata de un término utilizado en ámbitos muy diferentes de la vida diaria, en el entorno digital nos referimos a prosumidores cuando hablamos de aquellos (personas, empresas, profesionales) que además de consumidores se convierten en productores de contenidos digitales. Vamos, casi todos.

El ejercicio mismo de compartir un contenido (el corta y pega de toda la vida en un único click)  desde cualquier red social hacia nuestros contactos nos convierte en cierto modo ya en prosumidores.

Prosumidores ¿de qué?

Y esa fiebre “productora-compartidora”  lleva a muchas empresas, comercios y profesionales a sentir  la obligación de generar contenidos que compartir en ese universo digital. Por encima de la necesidad de una presencia responsable en esas redes sociales. Con total independencia, e ignorancia a veces,  a sus objetivos, medios o estrategias. Hay que estar ahí. Con lo que sea, como sea y … para lo que sea.

Y así poco a poco  observamos una degradación en la calidad de los contenidos que consumimos y (reconozcámoslo) producimos en esas redes sociales:

  • donde llama la atención el valor que ha logrado la denominada post-verdad de la mano de noticias falsas o bulos. Y todo ello como motor de muchas decisiones personales importantes.
  • donde afloran escándalos de credibilidad como el actual de Facebook,
  • donde triunfan modelos de contenidos donde lo que prima, básicamente es la estupidez humana llevada a la máxima expresión,
  • o a la mínima inteligencia,
  • por no hablar de la bajeza moral de muchas de las publicaciones que se hacen en las redes ante suceso dramáticos … y de la bajeza política de  leyes hechas a medida para limitar la libertad de expresión en ellas (siempre a la medida de los intereses de los que mandan en ese momento).

Como sucede con las escaleras del vídeo (mío) pasamos horas ante un escenario donde cientos de cosas iguales suben y bajan… para permanecer idénticas. Idénticamente vacías.

Mejor parecer un tonto silencioso, que compartir algo y demostrar que lo que eres es un idiota

Es, sin duda, mi reflexión personal en este preciso momento, pero en ocasiones creo que lo mejor que podemos compartir en las redes sociales… es nuestro silencio. Existen otros muchos canales y soportes desde donde compartir con quien queramos los contenidos e informaciones que consideremos de interés para unos y otros.

  • nuestros sitios web,
  • medios off-line tradicionales,
  • eventos, cursos, seminarios, etc.

Y desde luego existen medios para informarse-formarse-entretenerse de una manera efectiva, con criterio y veracidad. Una presencia responsable en las redes sociales es recomendable y posible.

Presencia profesional en redes sociales

Sí, pero con unos objetivos muy determinados, con un análisis de los esfuerzos y retornos que podemos emplear y que esperamos recoger, con unos plazos, con un procedimiento… Presencia profesional en las redes sociales sí, pero eso, presencia profesional, es decir presencia responsable en las redes sociales.

¿Una entrada reaccionaria? Es posible, pero no he cortado ni pegado nada.